Un método radical para ayudar a tu pelo a resistir cuando empieza a caerse y debilitarse. ¿Te atreves?

Preguntamos en el titular si te atreves, porque la solución requiere cierto atrevimiento e ir contra lo políticamente correcto y lo socialmente establecido.

¡TACHÁN!

ELIMINA EL CHAMPÚ.

No te laves más el pelo con champú.

Es el método «No Poo» («No Mierda» o «No Porquería», en inglés) o «No Champú».

Viene de América, y hay que tener valor para ponerlo en práctica. Solo unos pocos/pocas resisten. Porque necesitarás mucho valor para aplicarlo, el pelo estará asqueroso en los primeros tiempos, e incluso llamarás la atención por la calle. Muchos pueden pensar que eres un guarro/guarra y que no te lavas. Aunque no te lo dirán a la cara, las miraditas son de aquí te espero. Pasarás vergüenza.

Pero me voy por las ramas. Empiezo por el principio.

A mí el método «No Poo» me lo descubrió mi madre, que siempre me sorprende con las cosas más inesperadas. Yo ya llevaba tiempo preocupada por mi pelo, pero no veía mucha solución. Cuando me lavaba, me quedaba precioso, pero eso era después de secarlo. En el primer momento de salir de la ducha no podía evitar ver las cada vez mayores calvas y los poquitos cabellos que me iban quedando. Mi melena era preciosa de niña, y de adolescente, y aguantó bien hasta llegar a la treintena, pero a partir de ahí iba decayendo en picado. Aún no se notaba de puertas afuera, pero yo sabía que era cuestión de tiempo el acabar como mi abuela, con cuatro pelos mal repartidos en la cabeza al llegar a octogenaria.

Al fin y al cabo, heredé la preciosa melena de ella, según había podido comprobar por las fotos. También veía lo linda y espesa que lo había  tenido, y cómo había ido deteriorándose con el paso del tiempo.

De manera que estaba un poco desesperada: ¿cómo luchar contra el destino?

Probé primero el aloe vera puro (no en champú ni historias de esas). Era pringoso y me dejaba el pelo como si me lo hubiera llenado de gomina nada más acabar de lavármelo. Por eso me lo aplicaba por las noches, y por las mañanas ya había recuperado un aspecto más bien normal. Efectivamente, empezaron a crecerme de nuevo algunos pelillos, sobre todo por la frente. A día de hoy aún me lo sigo echando de vez en cuando.

Pero necesitaba algo más. Odiaba esa creciente sensación en la cabeza de que cada vez me afectaba más el aire, porque cada vez había más espacio libre allí arriba.

Y entonces llegó mi madre con el «No Poo». Y yo fui a por todas.

El movimiento nació en Estados Unidos en los años 30 hasta consolidarse en los años 70-80 del siglo pasado. Los más atrevidos usan agua solamente (lava el pelo con agua tibia a caliente para eliminar la grasa del pelo. Solamente quienes tienen un cabello  normal o seco pueden usar sólo agua para lavar el pelo). He copiado esta última frase de una página web de Internet. ¡Ojalá hubiera leído esa advertencia nada más empezar!

Porque yo, como soy muy lanzada, me lancé a tope. ¡Movimiento No-Poo cien por cien! ¡Solo agua!

Con la mala suerte de que mi cabello es graso. Muy muy graso.

Me hundí en la miseria. Solo con agua, mi pelo parecía más sucio después de lavármelo que antes. En el supermercado me miraban como si dudaran de dejarme pasar por caja, y con ganas de que me fuera. Una vez que entré a consultar algo en una tienda, la dependienta no se concentraba porque no dejaba de admirarse del desastre en que se había convertido mi melena. En fin, ¿para qué seguir? Fueron días amargos.

De modo que tuve que transigir. Aún no veía resultados efectivos, y eso que había pasado un mes. Resulta que el ‘No Poo’ tiene versiones intermedias. Y yo no iba a rendirme tan fácil, si algo soy soy terca. Leí que hay gente que sustituye el champú por bicarbonato de sodio, por ejemplo. Dicen que es «súper efectivo para eliminar la grasa, este producto se recomienda a quienes tienen el cabello grasoso. Una cucharada de bicarbonato diluida en una taza de agua es todo lo que necesitas para lavar tu pelo. Una vez esté bien mezclado se procede a aplicarlo por todo el cuero cabelludo y pelo. Da un masaje y enjuaga bien».

Huuum, vale, pero no me veía. Seguí leyendo.

Otra opción es el bicarbonato de sodio y vinagre de manzana: Debido a que el bicarbonato tiende a resecar el pelo, es necesario añadir un poco de vinagre de manzana a la mezcla para lavar el pelo.

Esas son las recetas tradicionales del movimiento «No Poo».

Entonces yo, que a veces hasta soy creativa, introduje la mía propia.

Jabón Lagarto. Del de lavar la ropa de siempre. Es duro conseguir que entre en el pelo, pero por lo menos la gente ya no me mira tanto.

LLEVO YA TRES MESES SIN CHAMPÚ. Y ESTOY ENCANTADA. Y VOY A SEGUIR. ¡ELE!

¿Que por qué?

Porque ayer mismo me miré y me remiré en el espejo admirada.

Mi pelo no luce tan bonito como cuando lo lavaba con champú, eso es verdad, pero a cambio:

-Las calvas de lo alto de mi cabeza casi han desaparecido.

-Las canas, que en los primeros tiempos relucían más que el sol, aparecen mucho menos desde que en un ataque de histeria las corté con unas tijeritas de las uñas. Una vez vueltas a crecer, tengo menos que antes, ¡ole, ole y ole!

-Me mosqueé un poco. A ver si iba a ser que estaba quedándome sin pelo por la parte de atrás de la cabeza, que no podía ver. Jugando con dos espejos, decidí saber la terrible verdad. ¡Pues no, la parte de atrás de mi cuero cabelludo está tan cubierta o más que la de delante! ¡Genial!

Total, que me he pasado las últimas 24 horas entusiasmada con los resultados, andando como en nube. Casi mejor que cuando me enamoro. Cada media hora vuelvo a mirarme en el espejo, y eso que yo, de ordinario, no soy especialmente coqueta. Pero es como un regalo de Navidad. Y voy a seguir, claro que sí.

Además, decidí compartirlo con vosotros/vosotras, por si os pudiera ser de ayuda. Si tenéis un cabello frondoso, pasad del tema, claro. Pero si no, y os gustan los deportes de riesgo, ¿por qué no lo probáis?

Mucha gente no aguanta los tres meses, pero no os sintáis culpables si reincidís.

Por cierto, aunque os libréis del champú, lo del tinte… como que vais a tener que  seguir usándolo, sí o sí. Hay un momento en que no queda más remedio, en especial si tenéis una entrevista de trabajo importante, como me pasó a mí. No podía ir pareciendo una mezcla de Cruela de Vil y Morticcia  Addams.

Pero las buenas noticias siguen: antes el tinte me duraba como mucho cuatro semanas, y vuelta a repetir. Ahora mi pelo aguanta dos meses y pico.

Lo mejor es la sensación de que vuelvo a tener pelo fuerte. Ya no siento esa fragilidad en la cabeza que me ponía mala.

Bueno, contadnos cómo os va si os decidís  a probarlo. En la sección de comentarios tenéis campo abierto. ¿Os gusta? ¿Es un horror? Navegando por Internet podréis encontrar información y experiencias. Ah, sí, y muchas advertencias de médicos y especialistas avisando en contra. Como se nota que las grandes empresas de belleza ven peligrar un negocio importante, el de la venta de champús, jeje.

Aquí unas imágenes de chicas que llevan varios meses sin usar champú. Claro que son jovencitas, y eso ayuda, que hay que decirlo todo.

NOPOO

nopoo2

¿Qué os parece el No Poo? 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Pues que he voy a decir! Si yo acabo de cumplir 3 meses no poo, pues que el pelo me queda tan bonito como cuando lo lavaba con champú, sin químicos y he pasado de lavarlo todos los días a día días a la semana sin levantar miradas sospechosas
    Te dejo mi experiencia en mi blog
    https://miscuidadosnaturales.wordpress.com/2017/01/10/tres-meses-sin-champu/

    Me gusta

  2. Por cierto, sobre el tinte yo lo he cambiado por una mezcla de plantas y estoy encantada. Para un castaño oscuro con reflejos como llevo yo uso 3 partes de henna, dos de índigo y una de amla. La henna y el amla las mezclo con agua y un poquito de limón y dejo macerar toda la noche, el índigo lo mezclo con agua caliente y cuando me voy a teñir mezclo las dos pastas, 2 horas reposando en la cabeza y listo!! Te animas?

    Me gusta

Nos encantaría que opinaras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.