Una sencilla técnica que te ayudará con los problemillas del día a día al instante

Yo la aprendí en un cursillo al que fui de joven del Método Silva.

Entre otras cosas, me enseñaron esta útil TÉCNICA DE LOS 3 DEDOS.

Reconozco que yo la he usado sobre todo para buscar plazas de aparcamiento cuando toda la zona estaba copada de coches. emoticono ruborizado

Vale, no es muy serio, pero ya me gustaría veros a vosotros dando vueltas y vueltas con el coche, mientras el reloj avanzaba, y llegaba tarde al trabajo.

El caso es que FUNCIONA, y a medida que pasaban los días iba funcionando mejor y mejor. Debe de ser que acumulaba energía en el intento, y cada vez me resultaba más fácil conseguirlo. Durante un año, la técnica de los tres dedos se convirtió en mi mejor amiga. Era acercarme a mi oficina cada mañana temprano, poner los tres dedos, y ¡zas! Plaza de aparcamiento vacía en los primeros 5 minutos.

Podría alegarse que es casualidad, pero… ¿tantos días seguidos? No lo creo.

Además de para encontrar aparcamiento, la técnica de los tres dedos puede usarse para centrar la atención, para concentrarse en la resolución de problemas, y para rebajar el nivel de estrés, y crear un remanso de paz en vuestro interior, incluso si a vuestro alrededor se desata el infierno (también llamado ‘el jefe tiene un mal día’).

Empecemos por el principio: la programación. Solo os llevará entre 15 y 30 minutos, luego podréis usar la técnica en segundos. Os cuento mi método, aunque hay varios posibles. Se trata de descender al nivel Alfa, que es un estado de conciencia que podría compararse al del sueño, solo que vosotros os mantendréis despiertos mientras vuestro cuerpo se relaja. Ah, y no os preocupéis, mantendréis el control en todo momento, y podéis entrar y salir a voluntad de ese estado, es lo mismo que hacéis cada noche cuando os estáis durmiendo, solo que no llegáis a dormiros.

De acuerdo. Allá vamos.

  1. Sentaos en una silla. Si sois como yo, mejor no os digo que os tumbéis. Os quedaríais ‘sopa’ antes de 10 segundos. Sentaditos mejor.
  2. Os sentáis, cerráis los ojos, y os concentráis en vuestra respiración. Inspiro-expiro, inspiro-expiro,… unas cuantas veces.
  3. Ahora, dentro de vuestra cabeza, con los ojos cerrados, imaginaos una pantalla de cine gigante.
  4. Saltáis dentro de la pantalla, y allí veis un ascensor. Abrís la puerta y entráis.
  5. El ascensor empieza a bajar. Estáis bajando desde el nivel de la consciencia ordinaria hasta el nivel alfa.
  6. Empezáis a ver pasar las plantas del sotano, y seguís respirando tranquilos, cada vez más tranquilos y relajados. 10… 9… 8… 7… Váis viendo los números pintados en las paredes de los sucesivos sótanos a medida que desciende el elevador. 6… 5… 4… Aquí todavía os relajáis más y más. La cabeza se os puede caer un poco hacia un lado, o inclinarse el cuerpo hacia adelante, de tan relajados que estáis… 3… 2… 1…
  7. Al llegar a 1, la puerta del ascensor se abre, y estáis en el nivel alfa.
  8. Entráis allí, podéis sentaros en una silla que también os imaginéis, o un sofá, o permanecer de pie. Es vuestra imaginación, así que las posibilidades son ilimitadas. Una vez cómodos, recordáis una experiencia angustiosa o agobiante -no demasiado, solo lo suficiente para que podáis volver a sentir el agobio otra vez-, o inventáis una nueva. Puede ser precisamente la de que tenéis que llegar a la oficina a una hora determinada, porque hay una reunión importante a la que no podéis faltar de ninguna manera, pero no encontráis sitio para dejar el coche. Todos los aparcamientos están ocupados. No vais a llegar. Es entonces cuando, mentalmente, imagináis que respiráis profundamente, que os relajáis.
  9. Usad la mano donde sentís normalmente más poder -da igual una que otra, la que os dé más seguridad- y juntáis las yemas de los tres primeros dedos (pulgar, índice y medio).
  10. Al mismo tiempo visualizáis cómo la situación que os preocupa u os causa estrés se soluciona de forma inmediata y sin traumas ni retrasos. Todo va bien.

3dedos

En el momento en que juntáis las yemas de estos tres dedos, os repetís con convicción:

De ahora en adelante, cada vez que una estos tres dedos, entraré en un estado de superior conocimiento y un nivel más elevado de conciencia, que me permiten resolver todos los problemas que se me presenten. Hecho.

Y ya está. Repetidlo más de una vez si lo necesitáis. Cuando hayáis anclado la técnica bien en vuestro interior, solo tenéis que coger de nuevo el ascensor mental, y dejar que os suba de vuelta a la superficie, mientras contáis de nuevo al revés, según vayáis pasando pisos: 1-2-3-4-… 7-8-9-10. Al llegar a 10, las puertas se abren, vosotros abrís los ojos poco a poco, y vais gradualmente acostumbrándoos a la conciencia ordinaria. No lo hagáis muy de golpe, pues podéis estar un poco aturdidos. Id entrando de forma paulatina en el mundo del día a día.

A PARTIR DE AHORA PODRÁS PRACTICAR LA TÉCNICA SIEMPRE QUE QUIERAS.

  • Que te encuentras muy agitado, y necesitas calmarte, junta los 3 dedos y respiras. Rápidamente empezarás a recuperar la tranquilidad interior, y podrás volver a centrarte.
  • Cuando estés buscando aparcamiento, solo junta los 3 dedos y da por seguro que vas a encontrar un sitio donde dejar el coche en seguida. No tardará en aparecer. Si lo practicas regularmente, cada vez funcionará más rápido.
  • Si tienes un problema y no le ves solución, junta los 3 dedos e imagina que encuentras esa solución que buscas. Sigue adelante con tu vida. De vez en cuando vuelve a repetir lo de juntar los dedos y visualizar que ya tienes la solución. La mente te la presentará en bandeja pronto, y a lo mejor será algo que te sorprenderá, y en lo que nunca habrías pensado sin la técnica de los 3 dedos.

Practicad la técnica y a ver si sois capaces de encontrarle otras aplicaciones. Tiene muchas. Y luego, cuando tengáis un momentito, compartid con nosotros vuestras experiencias en la sección de Comentarios. Gracias y mucha suerte.

Nos encantaría que opinaras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.