¿Ese nuevo amor tiene posibilidades, o deberías dejarlo correr? La prueba del algodón

Has conocido a alguien. Y has empezado a sentir.

Desde luego que existe cierta atracción en el aire. Eso es fácil de notar.

Pero aún no estás seguro o segura de que realmente haya alguna posibilidad para vosotros.

¿Será un amor a larga distancia o un rollo de una(s) noche(s)?

¡Qué duda!

Empieza por lo sencillo. Ponte en modo detective y estudia la corriente.

Me refiero a la corriente que fluye entre vosotros.

Si un amor tiene posibilidades

  • Se activan las coincidencias. También llamadas señales. Ciertas cosas empiezan a concordar. Todo fluye, incluso cuando surgen los problemas típicos del día a día.
  • Aunque la atracción sexual está muy presente, en medio de las sensaciones físicas que te ahogan, te encuentras cómodo/a.
  • Habéis llegado a reír juntos al menos un par de veces. La risa ha surgido de manera espontánea.
  • Cuando estáis juntos, el mundo parece mejor. Incluso desaparece, solo estáis vosotros y todo es perfecto. No hay dolor, ni malas vibraciones.
  • De momento no tienes ningún deseo de cambiar nada de la otra persona. Te gusta toda de ella. Incluidos sus peores defectos. La quieres porque es ella, no porque busques a alguien con quien compartir tu vida.
  • Le has mostrado lo peor de ti, tal y como eres en el día a día, y te ha aceptado con naturalidad. De hecho, es pasmoso lo fácil que encajáis en el ritmo de vida del otro.
  • No es imprescindible en tu vida. Podrías vivir sola perfectamente. Pero QUIERES que esté en tu vida. Es un deseo, no una necesidad.

Si un amor NO tiene grandes posibilidades

  • También se activan las coincidencias, pero en sentido negativo. Hay extrañas señales de alerta.
  • Una o dos veces te has sentido muy incómodo/a. Has estado a punto de salir corriendo.
  • Confías en que todo se debe a que no conoces bien a la otra persona. Y esperas que las cosas mejorarán. ¡Alerta! ¡Alerta! Si ya desde el principio, cuando todo es (o debería ser) de color de rosa, ves cosas que no te gustan, lo mejor es que cortes antes de intensificar la relación, y sigas buscando la persona idónea. Las relaciones tienden a ser más duras con el tiempo, a medida que vas cayendo a tierra y la atracción sexual ya no te ciega como al principio.
  • Ni pienses en cambiar al otro. No cambiará. Si no te vale desde el principio, luego será peor.
  • No quieres estar sola. Nunca has estado sola, y esa otra persona ha aparecido justo cuando acababas de dejar otra relación, y llenado el hueco. Si no hubiera sido esa persona, hubiera sido otra. Siempre tienes a alguien. ¿Has oído hablar de la codependencia?
  • Todo ha ido bastante bien, pero una o dos veces ha arrugado la nariz. Aún no se ha atrevido a criticarte abiertamente, pero en alguna ocasión se le ha escapado algún comentario que no te ha gustado del todo. Claro que luego lo ha arreglado, pero… Eso es, empieza a haber ‘peros’ desde el minuto cero. ¡Peligro, peligro!

EL GRAN INDICADOR para ver que hay posibilidad de futuro es que todo fluya entre vosotros. E incluso así no es infalible. De modo que si eso falla, y hay problemas o carencias en la relación desde el momento en que empezáis a conoceros, mejor lo dejas. CORTA POR LO SANO. Si has estado siempre saltando de relación en relación, tal vez te convendría pasar un periodo en solitario, para crecer y madurar, antes de volver al ruedo. 

 Dolerá algo, pero más duro será si avanzas contra viento y marea, y al final tienes que reconocer igualmente que te has equivocado. 

parejaparati

Nos encantaría que opinaras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.