Si de verdad quieres ser un buen dueño para tu perro… NO HAGAS ESTO

En estos últimos meses he tenido ocasión de dedicar parte de mi tiempo libre a cuidar perros de otras personas. Todos los perros vivían en el seno de familias cariñosas que no es que los quisieran, es que los adoraban, literalmente. Y sin embargo, no los trataban bien. Ojo, no hablo de maltrato, por favor, sino de que a veces el exceso de cariños y buenas intenciones puede ser tanto o más dañino que el descuido o mala voluntad hacia los animales.

Los perros que cuidé tenían en común:

  • sobrepeso
  • falta de ejercicio
  • hábitos de comida inadecuados (derivados de lo anterior)
  • falta de disciplina para obedecer (ellos eran los amos)
  • malos hábitos higiénicos
  • pérdida de su esencia canina (excesiva aclimatación al medio humano)

El factor más relevante y perjudicial, que todos sin excepción tenían en común, era LA ESCASEZ DE EJERCICIO DIARIO. Esa era la raíz de todos los demás males, en mi opinión.  Cierto es que sus dueños trabajaban y tenían muy poco tiempo libre, pero eso no lo justifica. Uno de mis vecinos ha llegado a confesarme que por no levantarse temprano para sacar a su perrita la ponía a hacer sus necesidades en el plato de ducha. Y me lo contaba muy satisfecho, como si fuera una hazaña.

VOY A RECORDAR UNA VERDAD FUNDAMENTAL:

UN PERRO NECESITA EJERCICIO CASI TANTO COMO RESPIRAR O COMER. 

SI QUIERES TENER UN PERRO FELIZ, NO BASTA SACARLO A HACER SUS NECESIDADES TRES VECES AL DÍA, DIEZ MINUTOS CADA VEZ. 

Y finalmente:

SI NO TIENES TIEMPO NI TE GUSTA PASEAR, NO TE HAGAS CON UN PERRO.  

Los perros vienen de ancestros integrados en manadas, que se mantenían en constante movimiento día tras día. Los miembros de la manada corrían o iban al trote a diario, sin establecerse en ningún lugar fijo. Iban en busca de sustento. Aquellos miembros de la manada que llegaban a demasiado viejos o enfermaban y no podían seguir el ritmo eran eliminados sin contemplación.

Bien, dirás tú, ahora la vida para los perros es diferente. Tienen que volverse sedentarios por narices si quieren tener un hogar.

De acuerdo. Pero no es normal ver perros de tres años obesos y con un montón de achaques por culpa del exceso de celo de sus dueños.

De modo que entiende estos DOS PRINCIPIOS BÁSICOS. Son solo dos, pero si los cumples empezarás a ser un buen dueño para tu perro:

  • PRIMERA RECOMENDACIÓN: Tiene que pasear todos los días. Y cuando digo paseo digo una marcha de al menos media hora por la mañana y otra media hora por la noche. Eso es lo mínimo, puede ser más. A marcha más bien ligera, nada de arrastrar los pies ni dar vueltas por el mismo parque diminuto. Si puedes encuentra un espacio verde natural cerca de tu casa, como un prado o algo así. Si no tienes posibilidad y todo es asfalto a tu alrededor, reserva espacio los fines de semana para sacar a tu amigo canino más lejos. Si la gente halla tiempo para perseguir tontos Pokemons en kilómetros a la redonda, a ver por qué no vas a poder encontrar zonas verdes apetecibles para tu mejor amigo de cuatro patas. Tiene que moverse y desplazarse, no sirve tampoco quedar con otros amigos con perros para charlar mientras los perros juegan alrededor. Eso puede ser un plus después de la marcha, pero no es el ejercicio adecuado. Si quieres, ponte de acuerdo con un amigo o amiga con perro para ir de marcha con vuestras mascotas a diario juntos. Explorad rutas posibles en el vecindario. Y sobre todo, esto NO ES OPTATIVO. Si no eres capaz de hacerlo, por favor, no tengas perro, para hacerlo un desgraciado.

ASÍ SÍ.

dogwalk

ASÍ NO.

ASÍ TAMPOCO.

dogwalk2

 

No sirven excusas. No me vale lo de que “es de pata corta y no vale para andar”. Todos los perros valen para andar, incluso los bulldogs con tendencia a la obesidad y dificultades para respirar. Ni tampoco la edad. He conocido veterinarios que consideraban a un perro de ocho años anciano. Según se les haya tratado. Mis perritas a los ocho años estaban y están en plenitud de facultades, y con media vida aún por delante. Están ágiles, y corren, juegan y cavan en la tierra y persiguen gatos callejeros y pájaros (sin éxito, por suerte) todos los días.  Si un perro es de pata corta, y ya con algunos años, dará un paseo más corto, pero media hora es el mínimo. A lo mejor el primer día no, pero si mantienes el paseo de la mañana y el de la tarde en el tiempo, hasta un obeso bulldog puede durar media hora andando. Si respira con dificultad, haz pausas y respeta los descansos del perro, si se para por ejemplo a la sombra y se sienta. Verás cómo en pocos días tu perro se pondrá por sí mismo en forma, empezará de forma casi milagrosa a estar más ágil y activo, y recuperará alegría de vivir. SOLO CON PASEARLO. Por no hablar de los beneficios que el paseo tendrá sobre ti. Pero repito, si no estás dispuesto a pasear a tu perro lo suficiente, no lo tengas para que el pobre animal sea un jarrón chino en tu casa. Los perros no están hechos para eso. En seguida empezarán los achaques y los problemas de salud.

Hay más beneficios de los paseos decentes: tu perro descargará toda su energía sobrante con el ejercicio diario, y no habrá riesgo de que se vuelva agresivo o apático. Imagínate a ti mismo encerrado entre cuatro paredes día tras día, y solo saliendo para intervalos de diez minutos en que te conceden hacer tus necesidades y vuelta a la prisión.

Ah, para los afortunados que tengan la suerte de tener una casita con un poco de prado, y piensen que tienen el papelón resuelto. De eso nada, muchachote. El perro sigue necesitando la marcha para su buen estado mental, emocional y físico. Por muy grande que tengas la finca, es un recinto cerrado. O sea, para el perro, un patio de prisión más grande, pero sigue siendo prisión de todas maneras. Así que te pones los tenis y sales por la puerta con el perro. El ancho mundo os espera.

  • SEGUNDA RECOMENDACIÓN: Derivada de la anterior. Una vez que tu mascota haga ejercicio suficiente, empezará a tener hambre sana. Y entonces, DALE SOLO PIENSO. Repito: solamente pienso. Ni siquiera latitas “con alimentación completa” que dice la publicidad. El pienso, eso sí,  tan bueno como puedas permitirte económicamente. Yo alimenté a mi primera perrita con Royal Canin (bastante caro) y fue un prodigio de buena salud hasta los 16 años. Purina es otra marca buena. Si tus recursos económicos no te lo permiten, prueba en el supermercado, aunque tengo que decirte que he probado la mayoría de las marcas y muchas, solo con olerlas, ya echan para atrás. Llevo dándoles Bon Menu a mis perritas varios años y me va bastante bien, se lo comen con gusto y a mí no me huele tan artificial como otros. Pero eso tienes que mirarlo tú.

Me dirás: “es que no consigo que se coma el pienso, y acabo echándole encima el contenido de la latita de carne, o de atún, a ver si lo tiento, pero ni por esas”. Bien, aquí tienes que ser duro, sobre todo los primeros días. “A buen hambre no hay pan duro”. El perrito aguantará un día o incluso varios sin comer si le retiras su exquisita latita y golosinas habituales. Un veterinario me comentó de un perrito que aguantó hasta 10 días, me parece un poco mucho,… Si le estás dando buenos paseos a tu mascota, tarde o temprano tendrá hambre, es ley de vida. Tienes que persistir y seguir poniéndole el plato solo de pienso delante. Una vez, y otra, y otra… Cuando te mire con esos ojazos suplicantes, ¡aguanta! Piensa que es por su bien, y que lo estás librando de multitud de enfermedades y problemas tempranos de salud que no va a tener gracias al pienso.

Por cierto, los horarios para que coma, siempre los mismos. Aunque varían de dueño en dueño, tal vez el más recomendable sea plato de pienso por la mañana, plato de pienso por la noche. Antes o después del paseo, como tú observes que él come mejor, eso ya es optativo. Mejor se lo pones antes, y luego que el perrito decida si lo quiere comer entonces o cuando vuelva de la calle.

Bien, lo siguiente es un ‘spoiler’: no lo leas hasta que hayas conseguido que tu perro empiece a comer pienso de forma regular. Cuando ya lleve a régimen de pienso una semana o más, puedes empezar a darle alguna golosina o latita DE FORMA OCASIONAL. Ocasional no es todos los días, ocasional es una vez por semana o menos, que le añadas como premio por haber sido excepcionalmente bueno una latita.  O un quesito. O una o dos salchichas (ojo, porque las salchichas les dan mucha sed y entonces beben un montón de agua. Dáselas poco antes del paseo, para que el pobrecito no se pase por ejemplo toda la noche aguantando las ganas de hacer pis).  O porque te ha esperado mucho tiempo para el paseo y el pobrecito es un angelito, entonces le das un palito de esos con sabor a carne.  Reeepeeetimos: muy de vez en cuando y en cantidades tirando a escasas. Que no pierda toda esperanza, pero que sepa que su comida básica y fundamental es el pienso. Lo de las latas de atún, la verdad, me parece una barbaridad. No es una comida adecuada para el perro. Al que conocí yo que se las daban (porque con tanto mimo no comía otra cosa y eso, de milagro), tenía una diarrea de aquí te espero de forma casi permanente.

PASEAR DE VERDAD Y COMER SOLO PIENSO: SON DOS RECOMENDACIONES, pero si te digo la cantidad de perritos medio achacosos y gordos que he visto, que podrían ser plenamente saludables y felices solo con cumplirlas… SI QUIERES SER UN BUEN AMIGO PARA TU PERRO, Y UN DUEÑO DE LOS MEJORES, POR FAVOR POR FAVOR CÚMPLELAS. Tu perrito se lo merece todo. 

Un comentario Agrega el tuyo

Nos encantaría que opinaras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .