Cómo ser una BUENA madre -Blog Relatos de Una Inadaptada

comoserbuenamadre

Como bien pone en el titulo hoy escribiré una lista de diez trucos o consejos para ser una BUENA madre. Importante chicas. Va para vosotras. Y como cualquier libro de autoayuda escribiré sobre algo que no tengo ni puta idea.

Ser madre no es fácil. Hasta ahí llegamos todos. Creo. Pero ser madre con canguro las horas que el bebé se tira despierto, ya es más sencillo. Pero amigas madres, yo no estoy aquí para explicaros el camino arado. No, no.  Mi labor es la de avisaros de los peligros que os acecharán, que no son pocos. Tampoco quiero asustaros, aunque deberíais. Ya solo con pensar que durante nueve meses os podríais sentir como una actriz de Alien, tenéis mi admiración. Vivan las madres y su capacidad para no pensar –demasiado- que un ser les está deformando su estructura y que saldrá por un sitio que aparentemente no encaja con los esquemas de una cabeza humana. No. Por ahí no entra, y mucho menos sale.

No solo seréis madres. Habéis conseguido que a vuestros padres les hayan crecido canas y salido arrugas a una velocidad estrepitosa. Ya son los yayos, y eso, aunque lo disimulen con una tierna sonrisa, jode. Sobre todo cuando a la criatura, ya crecidita, le da por gritar en la calle y a pleno pulmón, por ejemplo: abuelaaaaaaaa!!!!!!! Y claro la abuela se gira, cagándose en la madre que parió al niño y acercándose a él con una sonrisa diabólica para decirle en susurros: te he dicho mil veces que en la calle soy Mari. Tira pa´casa.

Empiezo con mis estupendos consejos que seguro que os ayudarán a pasar el mal trago, o a vivir una grata experiencia, esto ya según como se mire.

  1. Busca un nombre que no incite a la violencia escolar. Sabemos que te gustaba Heidi, pero no es una buena idea. Hazme caso.
  2. Un bebe es complicado de manipular, es como un saco de arena de playa, se va para todos los lados sin poderlo controlar. Intenta no cargar siempre con él. Acabas de parir, tienes una muy buena excusa para que sea tu pareja la que lo coja en brazos. En cuanto el bebé tenga conciencia de que tiene cuello y de que puede utilizarlo, ese es tu momento.
  3. La criatura va a llorar con tanta intensidad como acumulas tú cuando acaba la temporada de tu serie favorita y no sabes si va a continuar. A pocas películas americanas que hayas visto te darás cuenta de que los bebés suelen llorar cuando tú concilias el sueño. Te diría que durmieras cuando lo hace el bebé, pero éste será capaz de no dormir en todo el día con tal de que tú tampoco lo hagas. Son adorables.
  4. Los parques. Son campos de batallas infantiles. Lucharán por hacerse con el control del tobogán aunque no se tiren por él. Imponte. Eres su madre diantres, y tu retoño/a te necesita. Fulmina con la mirada a los otros críos con cuidado de que las otras madres no estén atentas. Se irán llorando, sí. Pero tú habrás ganado una batalla. Después disimula diciendo con una sonrisa: hay estos niños, como son. Échale una suave reprimenda a tu hijo/a. No entenderá nada, pero a la larga te lo agradecerá.
  5. No hables a tu hijo/a como si fuera de otro planeta. Habla tu mismo idioma aunque al principio no lo quiera demostrar. Eso de: ai ai ai mi cosiiiitaa apu pu pu pu, que te como la barriguita, aaaaaggggrrrr sii oi oi oi. Graba tu voz diciendo eso. Das puto miedo, ¿verdad? ¿Qué imagen quieres que tenga tu hijo/a de ti? Muy bien, veo que lo has comprendido.
  6. Aprovecha para disfrazar a tu retoño. Es la edad perfecta. Nadie le dirá nada, como mucho dirán: ¡que madre más molona! Tendrás el álbum de fotos más divertido del vecindario.
  7. Tu hijo/a no rebota. Sesudos estudios de la universidad de Murcia demuestran que, aunque tengan una apariencia blandida, rolliza y rechoncha, esto no les inmuniza contra pequeños golpes. No lances a tu hijo/a por los aires haciéndole creer que es un avión, porque después no tendrás ningún derecho a pedirle explicaciones de por qué se ha atado una sábana al cuello y se ha dejado caer por las escaleras.
  8. Sabemos que los potitos son el alimento más completo para tu bebé, y el más sencillo de preparar para ti. Cuando observes que a tu hijo/a le empiezan a salir los dientes, igual ya va siendo un buen momento de que vaya probando otras cosas algo más sólidas.
  9. Un supermercado no es un buen lugar para pasar la tarde con tu hijo/a. Aprovechará para dejarte en evidencia y sacarte de tus casillas con solo cruzar la puerta del Mercad… del supermercado. Llorará, tocará, chupará y tirará todo lo que quede a su alcance. En ese momento el número de teléfono de los yayos aparece en el móvil con una música celestial y luces resplandecientes a su alrededor. Llámalos, son tus ángeles de la guarda y tu hijo/a un querubín que estará encantado de pasar unas horas con ellos.
  10. Tu hijo/a no está podrido, ni se ha comido nada en mal estado, ni es radioactivo. Su mierda huele así, es normal. No te asustes. No está mutando, ni cagando un ser con ojos capaz de destruir tus fosas nasales y apoderarse de parte de tu alma, solo es el proceso natural que todos hacemos. Sé que es difícil comprender que una criatura tan pequeña, adorable, encantadora y angelical sea capaz de expulsar semejante mojón salido del mismísimo lago de azufre del infierno.

ORIGEN: RELATOSDEUNAINADAPTADA.WORDPRESS.COM

Nos encantaría que opinaras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.