Si no lo quieres en tu vida, no lo digas. Y procura no pensarlo

el

¿Nunca te has encontrado con una persona que sufre de sobrepeso, pero finge que no tiene mucha importancia, e incluso hace bromas sobre su problema? Los que están con él lo pasan mal, porque a la larga se ve que sus salidas presuntamente humorísticas son solo una pantalla con la que intenta sobrellevar su exceso de kilos.

Pero lo peor no es eso. Lo peor es que esa persona será obeso por siempre, a menos que cambie su modelo mental y de expresión oral de forma radical al instante. Mientras no lo haga, seguirá reforzando el problema con sus palabras, sus chistes, y los pensamientos subyacentes.

Porque el cuerpo no es sordo, ni ciego. El cuerpo escucha, y se ve en el espejo. Y se programa de acuerdo a los sentimientos, pensamientos y palabras que emite el individuo.

En el caso anterior la persona con sobrepeso estaba contribuyendo de forma muy efectiva a perpetuar sus kilos de más.

He leído recientemente que hay un refrán al respecto:

“Si no lo quieres en tu vida, no lo digas”

Y yo lo completaría así:

“Si no lo quieres en tu vida, no lo digas. Ni siquiera lo pienses”.

  • Si no quieres escasez de dinero en tu vida, no estés todo el tiempo pensando en las facturas que te van a llegar.
  • Si no quieres estar solo, no te obsesiones porque ahora mismo no tienes pareja. Ni te compares con la gente acompañada y feliz que ves.

Al repetir una vez y otra y otra palabras y pensamientos y concepciones de la vida que no deseas, y centrarte en el problema y en lo que no quieres, toda esa estructura se afianza en tu sistema de creencias y  aún peor, es lo que se manifiesta en tu mundo físico. Tu nivel vibracional se pone acorde con lo que NO quieres, y ejecuta el programa que NO deseas.

PARA YA. PERO YA.

Una estrategia muy eficaz que recomiendo en mi libro Las 10 técnicas mentales para empezar a ganar más dinero es la de cambiar el enfoque:

DEJA DE CENTRARTE EN LO QUE ES, 

PIENSA: “CÓMO LO VOY LO SOLUCIONAR”

Y ESCRIBE VARIAS POSIBLES SOLUCIONES QUE SE TE OCURRAN 

No importa que esas soluciones sean un tanto descabelladas, sobre todo al principio. Es lo que tiene sentarse y hacer tormenta de ideas. Te puede salir una respuesta a cómo encontrar a tu príncipe azul del tipo: “Me voy al País de Nunca Jamás y en la primera esquina, ¡zas! Lo secuestro y me regreso a mi mundo”.

Escribe posibles soluciones. Escribe sin parar.

Y si de nuevo te vienen los pensamientos negativos a la cabeza, y las palabras negativas a la boca, detente.

Piensa en las soluciones que escribiste y empieza a visualizar, hablar y actuar en consecuencia.

Repetimos: Si no lo quieres en tu vida, para de decirlo. Y de pensarlo.

NUNCA MÁS.

Tu vida empezará a mejorar desde ese momento. Palabra.

Nos encantaría que opinaras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .