SALUD: El cáncer desde una perspectiva psicológica

Extraído del libro CONOCERNOS: ¿Qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?, de Joman Romero López.

RECOMENDADO

Cáncer es el nombre que se da al crecimiento exagerado de un grupo de células como consecuencia de haber perdido sus mecanismos normales de control.

El cáncer se origina a consecuencia de una tragedia personal, de un traumatismo emocional o afectivo de alta intensidad que le pilla a la persona completamente desprevenida, y que, además, por su educación, sus miedos, sus creencias, etc. no se permite expresar su sufrimiento ni la pérdida de referencias, de ilusiones, de alegría, que la vivencia le ha producido. Más bien, lo vive en aislamiento interior, lo guarda dentro de sí, sin compartir con las personas de alrededor.

Dicho traumatismo irá afectando, poco a poco, toda la estructura psicológica de la persona y perjudicará su capacidad de experimentar la alegría de vivir. El cáncer, por tanto, representa la destrucción de nuestra estructura interior de equilibrio.

Obviamente, todo este proceso psicológico es inconsciente, soterrado e indoloro, al menos al principio. En los primeros estadios, el enfermo no nota nada porque no siente ningún dolor que le dé la alerta.

EL SENTIMIENTO QUE LE INVADE ES LA TRISTEZA QUE, POCO A POCO Y EN SILENCIO, VA SOCAVANDO Y DESTRUYENDO LA CONSCIENCIA Y EL CUERPO, PERO NO SE VE DESDE FUERA. Cuanto peor es el estado general de la persona más fácilmente puede ser afectada.

Por lo tanto, para que se produzca la formación del cáncer, se han de dar estas tres causas:

  • a) Haber sufrido previamente un fuerte conflicto -separación de la pareja, muerte de un ser querido, despido inesperado del trabajo, accidente, etc.
  • b) Que el sistema inmunitario no funcione correctamente.
  • c) Que se haya vivido en soledad.

Debido a la falta de fe que tiene el enfermo de cáncer en sí mismo, establece relaciones de dependencia con otras personas o cosas, como puede ser un trabajo, un matrimonio, una casa, un papel o rol significativo, etc.

Si por cualquier circunstancia -muerte, jubilación, separación, traslado…- esta relación se rompe, el enfermo se siente desamparado y se rinde.

¿Qué es lo que no quiere ver morir, vejez, trabajo, etc.?

INCAPAZ DE ENFRENTARSE A SEMEJANTE CONFLICTO ENTRA EN UN ESTADO DE DESESPERACIÓN QUE LE HACE PERDER EL SENTIDO Y LA CONEXIÓN CON LA VIDA, HACIENDO FÉRTIL EL TERRENO PARA EL TUMOR.

El cáncer es como un auto castigo que se antoja definitivo, una prueba inconsciente de su fracaso en la vida.

La naturaleza del conflicto emocional 
determina la localización del cáncer.

Como resumen podríamos decir que el cáncer es producido por un bloqueo de las defensas propias del cuerpo, como consecuencia de un conflicto psíquico. El cáncer se desarrolla mientras exista el conflicto emocional. 

Por eso cuando la persona logra solucionar plenamente el conflicto, tanto si ha sido consciente de la correlación como si no lo ha sido, el cáncer queda inactivo y la persona recupera su salud. En caso contrario, el organismo no podrá completar su trabajo de autosanación. 

Características afectivas y psicológicas de los enfermos de cáncer: 

  1. El enfermo de cáncer padeció en su niñez falta de amor y de seguridad. Mantuvo relaciones difíciles con uno de sus progenitores o con ambos. Guarda en lo más profundo de sus entrañas un secreto doloroso que le corroe, una herida profunda que sufrió en su infancia en aislamiento (carencia afectiva o rechazo) y que no puede o no quiere cicatrizar. 
  2. Vive acompañado de un gran sentimiento de culpabilidad por haber albergado pensamientos de odio e ideas de venganza y es incapaz de perdonar y de perdonarse. 
  3. Inconscientemente, reprime su agresividad.
  4. Tiende a desarrollar sensaciones de soledad como resultado de que considera que su vida está privada de afecto.
  5. A menudo se siente incapaz de resolver problemas emocionales profundamente arraigados. Prefiere no ser consciente de su existencia.
  6. Siente MIEDO. Se asusta profundamente de los acontecimientos negativos. Cuando se enfrenta a una experiencia traumática imprevista, reacciona adversamente y no puede hacerle frente.
  7. Tiene dificultad para expresar su dolor interno. Tiene tendencia a SUFRIR EN SILENCIO, por lo cual, no consigue un alivio a su situación. Tiene la sensación de que no hay ninguna salida para sanar el dolor que está sintiendo.
  8. Vive sumido en un estado permanente de desesperación, tristeza, dolor, enfado y hostilidad.
  9. Exteriormente LOS DEMÁS LE CONSIDERAN PERSONAS ENCANTADORAS, SOSEGADAS, AGRADABLES, SERVICIALES Y HASTA SIMPÁTICAS.
  10. Su conflicto más profundo es su falta de identidad: “No soy quien quiero ser”.
  11. Por eso tiene la NECESIDAD DE CAUSAR SIEMPRE LA MEJOR IMPRESIÓN A LOS OTROS. Para él la apariencia es más importante que el Ser. Por eso no puede negarse, no sabe decir ‘no’, obedece sin rechistar y se somete a las reglas y a las normas establecias antes de expresarse tal como es.

No acepta la enfermedad ni se enfrenta a ella; más bien siente desesperación, impotencia y autocompasión ante un destino que vive con resignación.

Recomendaciones para recuperar

la salud física, emocional y espiritual

  1. Tomar conciencia del conflicto que ha desencadenado la enfermedad.
  2. El enfermo de cáncer necesita PONERSE EN MOVIMIENTO, cambiar rotundamente, crecer y promover su desarrollo. Necesita ASUMIR SU PROPIA RESPONSABILIDAD, tomar las riendas y no permitir que sean los otros los que tomen las decisiones por ellos.
  3. Es muy necesario que siga manteniendo el contacto con los demás. En los momentos de angustia y desánimo es muy importante para el enfermo sentir el apoyo afectivo y psicológico de la familia y de su entorno. 
  4. Necesita aprender a defenderse, a decir “no”, a rebelarse contra las barreras inamovibles, a saltarse las barreras y los límites que le apresionan y le ahogan.
  5. Debe VIVIR LA VIDA EN SU TOTALIDAD, aceptando y expresando la polaridad de la existencia en todas las cosas.
  6. Necesita EXTERIORIZAR SU AGRESIVIDAD Y ESTIMULAR SU VITALIDAD y creatividad.
  7. Ha de ENCONTRAR DE NUEVO EL GUSTO POR LA VIDA, LA ALEGRÍA DE VIVIR. Para ello ha de liberarse de lo que ha causado su tristeza.
  8. Perdonar a los otros y perdonar al niño que vive en nosotros, que vivió en silencio y sintió rabia y rencor en soledad durante su infancia, sin tener a alguien a su lado que lo apoyara y lo entendiera.

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

Nos encantaría que opinaras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .