Los riesgos de vivir a destiempo – El Mundo

Cuando el barrio empieza a desperezarse y suena por enésima vez el despertador del vecino, Jorge Herraiz se mete en la cama. Su amanecer arranca casi a las tres de la tarde, con la comida ya sobre la mesa. Y, a las diez, mientras su familia se pone el pijama, él comienza su jornada laboral….