Decálogo fundamental para moverte con estilo y seguridad en redes sociales

el

Cada vez pasamos más tiempo conectados a Internet. Cada vez pasamos más tiempo en redes sociales. Y seguimos sin tener en cuenta las precauciones básicas en muchas ocasiones. Yo, la primera. Vamos a recordar las nociones fundamentales para que no nos pillen desprevenidos en Facebook, en Twitter, o en You Tube, por mencionar algunas de las principales.

A veces, un solo comentario que soltemos despreocupadamente en una de estas redes puede cambiarte la vida para siempre. No es cosa de broma. A partir de tus palabras los expertos en redes sociales pueden analizar tu forma de pensar, hacerse una idea muy aproximada de tu estilo de vida y tus valores, tu forma de ser, tu nivel socioeconómico, tus gustos y tus previsibles reacciones. Da miedo, pero es así.

Parecemos no estar conscientes al 100% de lo que publicamos.

Necesitamos una relación más adecuada con las redes sociales, que nos proteja y a la vez nos permita relacionarnos de forma adecuada y previniendo posibles meteduras de pata.

1. PIENSÁTELO HASTA TRES VECES ANTES DE PUBLICAR cualquier cosa

Pregúntate si lo que quieres publicar es realmente necesario, y considera posibles efectos colaterales negativos si lo publicas. ¿Es posible que afecte a alguien, o que alguien se sienta mal o ofendido si lo ve?  ¿Te gustaría que se dijera eso mismo de ti? Al estar detrás de una pantalla, se nos hace fácil publicar cualquier cosa, que muchas veces se puede tornar en  contenido ofensivo o demasiado privado como para que todos lo vean.    En serio: ¿Realmente es tan relevante, o solo vas a aumentar el montón de tontería sin sentido que ya circula por las redes?

2. TU CARTA DE PRESENTACIÓN PERSONAL Y A VECES PROFESIONAL EN LAS REDES

Son los comentarios que publicas. Puede que pienses que son privados, pero sigue leyendo y verás que no es así. Piensa en todo lo que ya llevas publicado: ¿alguna de esas cosas te haría sonrojar si tus jefes se enteraran en tu puesto de trabajo? Si cuidas de mantener tu imagen cuando sales a la calle y tratas con otras personas, lo mismo debes hacer cuando navegas por las redes. Una vez que has publicado, es como si en la calle dieras un grito expresando tu opinión. Todo el mundo se va a enterar. Mucho ojito y precaución, que una vez que se ventila, no hay vuelta atrás. En Internet como en la vida real vale el dicho: en boca cerrada no entran moscas.

3. VIGILA TU PRIVACIDAD

No solo no debes en ningún momento compartir tu número de teléfono, dirección, información bancaria… Eso cae de cajón. Pero es que muchos publicamos con toda tranquilidad nuestra ubicación, y además etiquetamos a los que nos acompañan, y encima subimos fotos del grupo para dar más pistas. ¿Le darías una copia de la llave de tu vivienda a un desconocido? No es probable, ¿verdad? Recuerda:  nunca sabes quién está siguiendo tus publicaciones (o tus pasos) y con qué fines lo hacen. Y toda precaución es poca, la misma que tendrías en la calle.

 

4. NO HAY AUTÉNTICA PRIVACIDAD

Aunque las redes sociales ofrezcan las que llaman “cuentas privadas” o “publicación sólo para amigos”, la auténtica y dolorosa realidad es que cualquiera puede tener acceso a tu perfil. Uno de tus amigos comparte con otro amigo de un amigo una publicación y… ¿dónde queda tu privacidad? Recógela del suelo.  No confíes en cuentas o publicaciones privadas: suena precioso, pero no es real.

5. MANTENTE COMO DE VISITA

Nunca se sabe quién te está vigilando en redes sociales: podría ser elde recursos humanos, tu jefe o un compañero que quiere quitarte el puesto, una ex pareja resentida o un amigo que en el fondo te quiere mal. Parecerá tontería que no puedas publicar que has tenido un día muy cansado y que no ves la hora de llegar a casa y perder de vista a ese cliente pesado durante todo el fin de semana, o contar confidencialmente que te has encontrado por casualidad con un viejo amor de juventud y que está para mojar pan… Sin embargo es mejor si te callas estas cosas y te limitas a una etiqueta banal y superficial como de estar de visita, que se decía antes. Esto es, sonriente en todo momento y sin mojarte. Porque esos comentarios, como las pistolas, los carga el diablo, y crean ondas que nunca sabes dónde llegarán. Si quieres desahogar, con las personas de confianza de siempre, pero cara a cara. Internet no es como Las Vegas, es más bien al revés. Lo que sucede en Internet, llega a todo el planeta.

6. NO CRITIQUES NI SEAS NEGATIVA

Ni siquiera tiene sentido hacerlo. Ya hay bastante miseria pululando por la red de redes para añadir más. Pero es además te puede rebotar de la forma más inaudita. Internet es así, una caja de sorpresas, y muchas no son tan agradables. Otra cosa es que ante una situación denunciable, que tengas muy confirmada, actúes en consecuencia. En la mayoría de los casos, no obstante, no ocurre esto y la información se limita a meros ataques sin base.

7. ATRIBUYE MÉRITOS SI COMPARTES CONTENIDO

No copies sin más, etiqueta y atribuye la información a quien corresponda. No te costará mucho, y quedarás como un señor o señora, además de generar karma positivo. 😉

8. PROFESIONALMENTE, SÉ COHERENTE

No cambies de identidad ni de nombre en cada red. Procura que sea para todas igual, así a tus clientes y otras personas interesadas en contactarte como profesional les será más fácil encontrarte. En este caso deberás seguir una etiqueta estricta aún más estricta de contención, como se describe en los puntos anteriores.

9. NO ABRUMES CON EXCESO DE INFORMACIÓN

Si quieres publicar mucho contenido interesante, hazlo de forma gradual, a medida que pasen las horas. Así no saturarás de contenido a amigos, seguidores o contactos de trabajo. Y tendrás además tiempo de reaccionar, comentar y compartir si lo desean. Si quieren publicar 10 cosas a la vez, es mejor dividirlo en tiempos para que llegue a esas personas que desean. Si publicas demasiado seguido, una publicación mata a la precedente que hayas emitido. Casi es mejor planear como máximo hasta tres publicaciones al día. Una diaria sería lo ideal, con una foto o vídeo relevante que la acompañe.

10. NO TODAS, SELECCIONA

No te pases. Ten presencia solo en las redes que te interesen, te aporten algo y te sientas cómoda. No te esclavices por la amplia variedad de ofertas que hay en este aspecto. Selecciona un puñado de redes sociales y disfrútalas sin agobios y con toda seguridad.

Y SOBRE TODO, LA REGLA DE ORO: MANTÉN SEPARADO LO VIRTUAL DE LO REAL, Y NO DEJES DE VIVIR POR ESTAR PERMANENTEMENTE CONECTADO. Sal ahí fuera y disfruta sin pantallas todos los días también

Nos encantaría que opinaras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.