Si quieres mejorar tu vida, he aquí el plan maestro para empezar

Muchos de nosotros tenemos sueños: «llegar a ser millonarios», «conseguir un cuerpo 10», «no tener que trabajar más»… El problema es que esos sueños son demasiado grandes y abstractos, por eso la inmensa mayoría nunca los veremos realizados. Permanecerán el estadio de ‘sueños’ o ‘proyectos’ por los siglos de los siglos. 

Llegar a concretar los sueños para convertirles en factibles implica seguir un proceso donde un paso lleva a otro, yendo por etapas hasta completar el cambio favorable que tanto deseabas en tu vida.

PARA ESO SE REQUIEREN NO OBSTANTE DOS REQUISITOS PREVIOS. Sin ellos, es inútil que ni siquiera lo intentemos.

  1. Has de querer DE VERDAD que se realice tu sueño. O sea, que no te lleves el susto de tu vida si un día aparece tu hada madrina, agita su varita mágica y ¡zas! convierta tu sueño en realidad. Entonces tú en lugar de alegrarte corres a esconderte debajo de la cama gritando que tienes un poltergeist en casa y que por favor, alguien llame a un exorcista. Parece que estoy hablando en broma, pero no: muchos ganadores de lotería tardan solo un par de años en malgastar todos los millones ganados y volver a su situación económica previa. ¿Por qué? Porque mentalmente no están preparados para gestionar ese dinero extra, no saben cómo hacerlo y tienen miedo, de modo que subconscientemente toman las decisiones adecuadas… para que desaparezca lo antes posibles y regresar a un nivel económico donde se hallen cómodos.
  2. El proceso para realizar tu sueño, más aún si es un gran sueño, supondrá mucho esfuerzo e incomodidades, como mínimo algunos fracasos también mientras aprendes, y otra serie de factores desagradables. Si te haces millonario, por ejemplo, no dejarás de tener problemas económicos; al contrario, serán de mayor envergadura, pero se presupone que al ir avanzando habrás aprendido a lidiar con problemas más y más importantes. Es como ir pasando de nivel en un videojuego. Llegas hasta donde tu destreza te lo permite. Si sigues practicando, podrás avanzar hasta nuevos niveles más altos. Y así sucesivamente. Pero… muchos no quieren pasar por ese doloroso trance. Prefieren sus problemas actuales, engorrosos pero manejables para ellos, a la lucha por un futuro mejor que ni siquiera están seguros de que llegue a realizarse. Esa es la razón por la que tan poca gente llega a vivir su vida ideal: la mayoría opta por conformarse por el camino y vivir a bajo nivel pero cómodamente.

Los primeros pasos del proceso para crear en tu vida un cambio duradero son los más escabrosos, por lo que suponen de cambio de perspectiva.

Tendrás que empezar por aceptar que esos grandes propósitos tuyos (tener una figura de sílfide, acumular millones, etcétera) no se van a realizar así como así

¿Y por qué no? Porque se trata de propósitos enormes, gigantescos. Lo cual significa que hacerlos realidad de un día para otro no es factible. 

EL CAMBIO REAL VIENE DE

UN CAMBIO REAL EN TUS HÁBITOS

¿Y cómo se logra un cambio real en tus hábitos?

CON DOS PRIMEROS PASOS:

  1. -Partir los gigantescos hábitos en pequeñas, pequeñísimas acciones.

2.-Repetir esas pequeñísimas acciones día tras día tras día tras día tras día tras día tras día tras día…

La buena noticia es que al ser esas pequeñas acciones tan pequeñas todo el mundo podría llevarlas a cabo día a día durante años sin que supongan una gran molestia.

Por ejemplo, en lugar de proponerte una sesión de entrenamiento masiva en el gimnasio a diario para perder esos 20 kilos de más, empiezas con una pequeña acción, que es hacer un abdominal al día. Puedes hacer más si estás motivado, pero con que hagas un abdominal al día, sea donde sea y en el momento que sea, ya has cumplido por hoy, y puedes proceder a marcar orgulloso tu logro en el calendario con una gran ‘X’.

La mala noticia es que precisamente por parecerte que estos objetivos son demasiado pequeños puede que no te los tomes en serio, y muchos días te olvides. Adiós a tu sueño de convertirte en sílfide, ay.

PERO ES QUE SOLO A TRAVÉS DE MULTITUD DE PEQUEÑAS ACCIONES REPETIDAS SE CONSIGUE UN CAMBIO DE HÁBITOS, QUE A SU VEZ CONLLEVA UN CAMBIO DE VIDA.

Es el principio del dominó puesto en marcha: sabes como se colocan las piezas, una empuja a la otra y la otra a una tercera, y así sucesivamente. Es un espectáculo ver caer muchas piezas de dominó poco a poco. Pero ahora imagina que no todas tienen el mismo tamaño. La pieza más pequeña es la primera, que empuja a una pieza un poquito más grande, la cual a su vez empuja a una tercera mayor… Si continuásemos la progresión, al final del trayecto la pieza que empuja es gigantesca y la última pieza que cae por empuje tendría ya el tamaño de varias catedrales.

También podrías verlo como el fenómeno ‘bola de nieve’: una pequeñita bola de nieve cae rodando por la pendiente de una montaña, y a medida que coge velocidad va engrosando su tamaño, hasta que llega a ser una gran bola de nieve al llegar a la ladera.

ESO MISMO OCURRE CON LAS DIMINUTAS ACCIONES: QUE AL REPETIRSE CRECEN, Y CRECEN, Y CRECEN… HASTA FORMAR PRIMERO HÁBITOS NUEVOS SIGNIFICATIVOS EN TU VIDA Y LUEGO… UNA NUEVA VIDA MÁS EN LÍNEA CON TUS GRANDES SUEÑOS

Ahora imaginemos dos personas. Parten de un escenario parecido en lo económico, el amor y la salud, Ambas tienen grandes sueños.

La persona A no cree que sea posible hacerlos realidad, por lo que desiste desde un principio sin ni siquiera intentarlo, y se conforma con su vida cómoda. Económicamente vive al día, pasa por algunas estrecheces pero va tirando y confía en que cuando llegue a la vejez, con su casa ya pagada y los hijos educados, su exigua pensión le dé para mantenerse.

La persona B sabe también que que su gran sueño está muy lejos de materializarse, pero decide que lo intentará. Su sueño es ser millonario. Todos los meses, en cuanto ingresa algo de dinero en el banco, separa una pequeña parte, y se arregla como puede con el resto. Esa pequeña parte que separa la destina a alguna inversión, o tal vez sencillamente la ahorre con intereses en un depósito. Mes tras mes su cuenta va creciendo. Además, sigue formándose y aprendiendo con vídeos y libros y descubre que una de las formas principales para convertirse en millonario es crear su propia pequeña empresa. Al principio no se atreve a dejar su trabajo, y gestiona su empresa como puede al salir de trabajo y los fines de semana. Sus dos primeras intentonas fracasan pero él sigue en su empeño. A la tercera da con un nicho de mercado, se crea en varios años una red de clientes fieles y finalmente puede dejar su trabajo y convertirse en empresario a tiempo completo. En el proceso ha aprendido mucho de gestión empresarial y ahora ya se halla cerca de convertirse en millonario.

CONCLUSIÓN DE LA HISTORIA: Si al principio las trayectorias de estas dos personas eran muy similares, con el paso del tiempo, y el empeño de la segunda persona, sus caminos se fueron apartando y diferenciando más y más.

Y así se cambia una vida para adecuarla a los sueños de uno. No es cuestión de un día para otro, sino de muchos años de empeños, superar fracasos, tener miedo… pero siempre, siempre, seguir adelante. Se cae uno y vuelve a empezar. A una época buena le sigue otra mala, y viceversa. A lo largo del camino hay que hacer muchas veces correcciones del curso, como hace el piloto de un avión en vuelo, según vayas viendo lo que funciona y lo que no. AL FINAL LA SUERTE DE LA SEGUNDA PERSONA, MERCED A SU EMPEÑO, CASI SEGURO QUE SERÁ COMPLETAMENTE DIFERENTE A LA DE LA PRIMERA. Pero se lo habrá ganado; nadie le ha regalado nada.

Y EL ‘TRUCO’, por llamarlo así, debiera ser LOGRAR UN PROCESO QUE FUNCIONE, PASO TRAS PASO.

No pienses en el objetivo final y lo veas inalcanzable, solo esboza los pasos que tienes que dar para llegar allí (por lo menos las primeras etapas) y luego PIENSA SOLAMENTE EN LA SIGUIENTE ETAPA, EL PRÓXIMO PASO. Si surge un problema (y surgirán seguro) busca formas de solucionarlo y sigue con el siguiente problema que solucionar, o la siguiente idea que toca aplicar a ese nivel.

PASO A PASO, CONCENTRÁNDOTE EN EL SIGUIENTE PASO.

UNA VEZ DEFINIDO EL PROCESO, SOLO ES CUESTIÓN DE SEGUIR LAS ETAPAS, UNA TRAS OTRA. 

  • Puedes usar la llamada ingeniería inversa: en un papel traza una larga línea longitudinal y pon en un extremo de la página donde estás ahora (ej.: «trabajo estable pero mal pagado») y a donde quieres llegar en el otro extremo (ej.: «ganar 50.000 euros al año como autónomo»). A continuación piensa en el paso previo a ganar esos 50.000 (ej.: tal vez «ganar solamente de beneficio neto 20.000 euros al año durante los primeros 5 años mientras arranca mi negocio»), y vete escribiendo las etapas intermedias que tendrás que recorrer entre el principio (situación actual) y el final (sueño hecho realidad, al menos de forma aproximada).
  • Usa esa hoja de ruta como guía para orientarte según avanzas. Puedes ir complementándola con otras apreciaciones, o variándola según corriges el rumbo, descartando soluciones que no te han servido y probando otras que dan buenos resultados. También puedes tener necesidad de esbozar una hoja de ruta nueva si tus primeros intentos fracasan estrepitosamente. Pero no olvides nunca que el que la sigue, la consigue. Eso sí, ojo, no apuestes todo lo que tienes a lo loco, ni te excedas de forma desproporcionada en tu intento. Mantén siempre un cierto equilibrio entre el sentido común y tu instinto.

Pero siempre hacia adelante, siempre en el trayecto

ROMPIENDO MOLDES, MÁS Y MÁS TU VIDA SERÁ TU SUEÑO, Y TU SUEÑO SERÁ TU VIDA

Nos encantaría que opinaras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.